Salmos para difuntos

salmos para difuntos

La tradición de orar con Salmos para difuntos es algo que se preserva y que suele formar parte de las exequias y despedidas de aquellos que han partido. Los salmos son canticos que exaltan la presencia omnipresente de Dios.

Por ello, hacer uso del libro de los salmos es una acertada elección para dar consuelo a las personas que están de luto por la pérdida de un ser querido. También para pedir a Dios que le conceda la felicidad de la vida eterna, según su misericordia.

Tabla de Contenido()

    Orar con los Salmos para difuntos

    Por lo general, orar con los salmos para difuntos forma parte de los ritos de despedida antes del entierro y que integran las honras fúnebres. También pueden usarse  los días posteriores a la muerte, en los conocidos novenarios que suelen rezarse, asimismo en las fechas de aniversario de la partida física.

    Aunque los salmos son canticos y pueden ser entonados como tal por una persona que suele denominarse Salmista, también pueden ser recitados o declamados con el mismo sentimiento. Para honrar la partida de un ser querido se procura conseguir estrofas que hablen de la vida eterna, el perdón de los pecados y la misericordia de Dios.

    En el libro de los salmos que forma parte del compendio de la Biblia se consiguen una selección de ellos que pueden ser reconfortantes y un bálsamo para un momento de tanto dolor. La palabra de Dios ha sido por siglos un remanso de esperanza, y no es menos cuando se trata de la muerte  de un familiar.

    Réquiem por los difuntos

    El Réquiem por los difuntos es un acto de honras funerarias que se eleva con la intención de rogar por las almas de los difuntos. Se realiza en el momento que precede al entierro. Corresponde a la liturgia romana y también se le llama Misa de Réquiem.

    La palabra Réquiem proviene del latín y significa “descanso”. A su vez, esto obedece a las primeras palabras que expresa y que están dedicadas justamente al descanso de las almas “Réquiem aeternam dona eis, Domine, et lux perpetua luceat eis» («Concédeles el descanso eterno, Señor, y que brille para ellos la luz perpetua»).

    En el ritual del rezo de Réquiem se encuentran incorporados algunos Salmos para difuntos, o que tienen esta connotación de esperanza gozosa en la vida eterna después de la resurrección.

    Como por ejemplo el Salmo 130 “Desde lo Hondo a ti grito”. En este cantico se eleva una súplica desesperada y esperanzadora por el perdón de los delitos cometidos y la espera de un juicio misericordioso.

    El carácter y ambiente de celebración de la misa por los muertos o de difuntos es solemne y sobrio por tratarse de una especial circunstancia, como la muerte. En este orden, prevalecen  la austeridad y la aptitud de respeto en honra por la perdida y el dolor que significa.

    El rito de la liturgia del Réquiem  no difiere en gran medida de los oficios ordinarios, salvo que se suprimen partes que no significan concordancia con el mismo. En este sentido la recitación del Credo se omite y se perciben algunos otros cambios; como a ejemplo la recitación del Agnus Dei o Cordero de Dios, en el que se perciben unas leves intervenciones.

    Cuando se habla de liturgia esta debe ser efectuada por una persona con grado clerical, sin embargo, también existen algunas versiones que tienen carácter seglar y pueden ser recitadas por los fieles siempre que se hagan con respeto y seriedad.

    Preces para los difuntos

    Para las persona creyentes en la resurrección, sobre todo aquellas con carácter cristiano, la muerte representa el paso o nacimiento a la nueva vida en la esperanza del día de la resurrección. Pero no por eso se obvia el latente dolor que imprime la partida de un ser amado.

    Por ello, rezar encarecidamente por el descanso de las almas de los fieles difuntos es importante para los creyentes. Esto otorga el consuelo divino a los dolientes y acrecienta la esperanza de que no se tome en consideración los pecados del difunto para que pueda entrar al Reino de los cielos.

    Las preces para los difuntos son las suplicas que se realizan como petición. Hay personas que antes de su muerte tienen la ocasión de expiar sus culpas y arrepentirse de sus pecados o confesarse y recibir la absolución con el sacramento de la reconciliación.

    Y también un grupo amplio de personas no pueden acceder a estos oficios, bien porque la muerte les alcanzo intempestivamente o porque fue repentina. Por lo que los familiares sobre todo se preocupan por la absolución.

    Aunque ciertamente, esta absolución es importante antes de que la persona expire su último aliento, siempre podemos ocuparnos de “suplicar” con las preces por nuestros familiares difuntos y todas las almas de los difuntos.

    Las preces son pequeñas plegarias o rezos a razón de estrofas con carácter de súplica a los que se responden como se suele hacer en los Salmos para difuntos. Las preces no están incluidas en el libro de los Salmos porque no pertenecen a ellos, pero pueden estar inspirados en tales.

    Consuelo para la partida de un ser querido según la palabra de Dios

    La palabra de Dios es aliciente para las tribulaciones en cualquiera de sus libros. No obstante hay pasajes evangélicos que hablan de la vida eterna y la resurrección, como por ejemplo la resurrección de Lázaro (Jn 11,1-44) que también se suele compartir en las exequias.

    El antiguo testamento tiene de la misma forma varios pasajes que pueden ayudarnos y dar consuelo. El libro de La Sabiduría en su capítulo 4, comparte un texto que puede ser de gran ayuda para comprender los designios de Dios, sobre todo si se trata de una muerte prematura o de un hombre catalogado por todos como “muy bueno”.

    Muchos son los Salmos que podemos recitar para honrar a una persona fallecida con la palabra de Dios, entre los más conocidos se encuentra sin duda el Salmo 23 “El buen pastor”.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos en la web. Política de Cookies